viernes, 16 de junio de 2017

Como influir en la decisión de compra de tus clientes



El objetivo de la publicidad es influir en la decisión de compra de las personas. Una campaña publicitaria bien elaborada debe de tener en cuenta la influencia a corto, a medio y a largo plazo.

Por ejemplo, los anuncios de televisión o de radio influyen en el cliente de varias maneras. En primer lugar le dan a conocer un producto y hacen que, a base de repetirse una y otra vez la propaganda, este resulte familiar para la persona cuando acude al comercio.

Por lo general, la gente se fía más de los productos que conoce a través de campañas publicitarias que de aquellos que no conocen en absoluto y hay una tendencia generalizada a pensar, al menos de manera inconsciente, que lo que sale por televisión es bueno.
 

Influencia directa

Cuando la persona llega al lugar en el que va a realizar la compra puede tener presente lo que ha visto en la publicidad de la televisión o en lo que ha escuchado en las cuñas de radio de camino al centro comercial. Pero al llegar allí no estará de más contar con un estímulo directo que le recuerde lo que ya ha visto.

Los displays publicitarios son una de las maneras más directas de influir en una decisión de compra. Permiten que el cliente vea la propaganda de un producto concreto o de una empresa en el momento en el que va a comprar, por lo que se trata de un recordatorio directo. La colocación de displays en puntos muy estratégicos, como mostradores de información o al lado de las cajas de cobro, puede hacer que aumenten las ventas de determinados productos.

Lo mismo ocurre con los expositores, algunos de los cuales son un perfecto recordatorio de otras publicidades al llevar una foto extraída del anuncio que se ha podido ver previamente en la televisión. Así, el cliente asocia el producto de manera inequívoca con aquello que ha visto anunciado en casa.
 

El papel de los promotores

Pero si hay una manera directa de influir en la decisión de compra de un cliente esta es la de utilizar promotores. Personal que habla directamente con los compradores y les invita a probar un producto. Esto puede hacerlo de distintos modos.

Ofreciéndoles una prueba, si es comestible, una demostración de uso si es algo que se pueda utilizar fácilmente o vales y cheques promocionales para que se animen a adquirirlo antes que cualquier otro producto similar de la competencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario